jueves, 18 de febrero de 2016

Einstein y las ondas gravitacionales


Albert Einstein ha sido uno de los científicos más grandes de la historia, e incluso se puede admitir objetivamente como el más importante del siglo XX, que es mucho decir.

Aún así, resulta pesadillesca la sobrevaloración de la que ha sido objeto en los medios de comunicación, debida a que era un creyente del izquierdismo antidemocrático (el cáncer de occidente).

Esto viene a colación de cómo actualmente se le está atribuyendo todo el mérito de haber predicho las ondas gravitacionales, pese a que él mismo no creía en ellas.

En realidad, ya desde la segunda guerra mundial se hizo enfermiza la sobrevaloración de la figura de este físico, pues de repente los divulgadores se "olvidaron" de que el auténtico descubridor de la base de la teoría de la relatividad especial fue Hendrik Antoon Lorentz, con contribuciones fundamentales de Henri Poincaré, y contribuciones menores de algunos otros. Aunque después Einstein completara y perfeccionara la teoría. Y aunque además, más tarde, añadiera la teoría general que incluía la gravitación.

Los izmierdistas más jetas y fanáticos han difundido el bulo de que, los fenómenos más importantes predichos por la teoría de la relatividad especial, que son la dilatación del tiempo y la contracción del espacio a velocidades cercanas a la de la luz, los descubrío Einstein, cuando en realidad lo hizo Lorentz, y además también George Francis FitzGerald, Joseph Larmor y Woldemar Voigt (aunque estos tres con menos detalle o amplitud).

Actualmente la gente no vinculada directamente a la ciencia desconoce por completo estos hechos, y ni siquiera han oido hablar de Lorentz o Poincaré, no digamos de los demás. Tal es el grado de injusticia.

Comparemos lo sucedido con este trío (siendo generosos, pues en realidad el mérito hay que repartirlo entre un número aún mayor, como he dicho), descubridor de la mecánica relativista, con lo que ha sucedido con el trío descubridor de la mecánica clásica: Isaac Newton, Johannes Kepler y Galileo Galilei (a los que se podría añadir, con contribuciones menores, G.W. Leibniz, Nicolás Copérnico, Christian Huygens...):

Cualquier estudioso de la ciencia sabe que la aportación principal fue la de Isaac Newton, pero he aquí que en lugar de llevarse él todo el mérito, como le han regalado a Einstein con la mecánica relativista, aquí sí lo comparte con Galileo, tan conocido por la gente común como el propio Newton, puede que incluso más. ¿Por qué? Pues por otra chaladura izmierdista, que como buena religión que es odia a sus competidoras, y como Galileo tuvo problemas legales con la iglesia católica, pues ellos a encumbrarlo, como es su obligación de creyentes fanáticos.

Eso es un insulto a la inteligencia y una injusticia con los otros científicos nombrados, especialmente con el muy poco conocido Kepler, cuyas aportaciones fueron tan importantes, al menos, como las de Galileo.

Y la chifladura sigue. Entre la gente corriente todo el mundo conoce, desde hace décadas, a Stephen Hawking, por el simple hecho de que es bastante progre, no por ser un buen científico, aunque también lo sea. Y los divulgadores, con su rostro de hormigón, lo comparan con Newton, pese a que todo el que esté al tanto del devenir de la ciencia, sabe que son otros los contemporáneos que han hecho las aportaciones de mayor valor:  Steven Weinberg, Peter Higgs, Alan Guth, Edward Witten...

En fin, una muestra más de cómo la religión izquierdista antidemocrática (recordemos: socialismo, feminismo y autorracismo), o izmierdismo, está socavando gravemente la civilización occidental, que tan alto llegó de la mano principalmente de los protestantes; y la está sometiéndo a una grave decadencia, aunque aún esté en su fase temprana.

No es ninguna conspiración mundialista de élites financieras o judías, como dicen los escasos continuadores de los que perdieron la segunda guerra mundial. Ni el capitalismo, que es como llama, más o menos a lo mismo, el bando creyente de los ganadores. Es una religión de mierda, simple y llanamente. La evolución de las especies funciona a base de prueba y error. Y no sólo entre individuos, sino también entre grupos sociales, como han descubierto los biólogos. Y esto es un inmenso error.



viernes, 8 de enero de 2016

Mejores películas de 2015


Las mejores, por orden, de entre las estrenadas en los cines de mi región durante el año 2015:


 1. El año más violento (J.C. Chandor)

 2. Nightcrawler (Dan Gilroy)

 3. El francotirador (Clint Eastwood)

 4. Whiplash (Damien Chazelle)

 5. Ex machina (Alex Garland)

 6. Marie Heurtin (Jean-Pierre Améris)

 7. Del revés (Pete Docter & Ronaldo Del Carmen)

 8. El viaje más largo (George Tillman Jr.)

 9. Sicario (Denis Villeneuve)

10. Regreso a Ítaca (Laurent Cantet)

11. El desafío (Robert Zemeckis)

12. Black mass (Scott Cooper)

13. Fuerza mayor (Ruben Östlund)

14. Marte (Ridley Scott)

15. Calvary (John Michael McDonagh)


El número de películas que figuran, es el primer múltiplo de cinco capaz de abarcar todas las que han alcanzado o rondado la excelencia, durante dicho año.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Protestantismo vs. Catolicismo


España lleva en decadencia cinco siglos, y el hecho de que aún se sobreviva en el país, proviene de lo alto que se partió (primera potencia mundial). Una tendencia tan larga no admite excusa, e indica una podredumbre social muy asentada, seguramente incurable desde dentro. Costa, Azaña, Ortega y Gasset, o Marañón, aunque identificaron los síntomas de la enfermedad, no supieron darse cuenta de esa dificultad, quizás por no identificar correctamente las causas fundamentales. Por ello, confiaron en la nueva religión de occidente (el izquierdismo antidemocrático, entendido principalmente como socialismo por entonces, y hoy también como feminismo y autorracismo) para limpiar el país, sin percatarse de que siendo los creyentes españoles, su sustrato cultural era el de siempre, y nunca podrían limpiar nada en absoluto (sin entrar en las nocivas características suicidas de esa nueva religión, que suponen otro problema añadido).

¿Qué pudrió hasta tal extremo la moral del país? Algunos intelectuales, entre ellos los regeneracionistas que ya he señalado, sugirieron diversas causas posibles, y algunas de ellas pudieron influir, pero en mi opinión hay una fundamental y primordial, que dio comienzo precisamente cinco siglos atrás, el día en que el emperador Carlos I de España se entrevistó con Lutero para decidir si el imperio adoptaba el protestantismo o no. Decidió que rotundamente no, y así empezó en nuestra parte del mundo una amplificación de los defectos de la religión e iglesia cristianas, es decir, lo que se ha entendido como catolicismo desde que la iglesia de Roma entró en guerra con los protestantes.

Los defectos eran evidentes, y Lutero pretendió reformarlos; primero debatiendo, pero fue rechazado y condenado. Para concretar, estos eran los principales problemas:

- Indulgencias.

Pagos que se hacían a la iglesia a cambio de sufrir menos en el purgatorio, una vez fallecidos. La idea, de la que no hay ni que explicar la corrupción moral que supone, tuvo un éxito enorme en el mundillo católico, y con el tiempo se diversificó el negocio, llegando hasta el siglo XX, en el que por un módico precio uno podía comer carne en semana santa, por poner un ejemplo especialmente ridículo.

- Concepto del purgatorio.

Este pseudoinfierno temporal en el que purgan sus penas los que van al cielo, supone que no hay necesidad de ser bueno o malo, basta con ser una mezcla, tan diluida como se quiera. Si además resulta que se puede comprar la supresión de dichas penas, la oferta de chollo es irresistible.

- Salvación/Condena se decide mediante acciones humanas, en lugar de venir predeterminado por Dios.

De nuevo, esto implica que no hay buenos y malos, sino que se "elige".
Además, no hay manera de objetiva de regular detalladamente esa elección, evidentemente, por lo que sería una élite la que dispondría lo que le diera la gana al respecto. Los defensores del catolicismo critican el hecho de que en el protestantismo la disyuntiva venga predeterminada por Dios, pretendiendo que eso supondría que lo que hagan las personas en la Tierra no importaría nada. Como buenos católicos o ex-católicos, simulan olvidar que el concepto de Dios es omnipotente y omnisciente, y por tanto sabe de antemano qué hará cada persona en su vida.

Lo que a efectos prácticos supone la reforma protestante, es que el código de conducta de los individuos no se rija por lo que se le antoje a un reducido grupo de ellos, sino por los conceptos auténticos del bien y el mal. Desde un punto de vista científico, es razonable suponer que aunque sean inefables en su totalidad, todos tenemos esos conceptos impresos en nuestro código genético (de ahí el parecido entre todas las religiones de éxito), porque es conveniente para la supervivencia del grupo, de la especie. Aunque en aquellos tiempos los protestantes no lo razonaran así, hoy en día podemos entender perfectamente por qué esa reforma suponía una mejora.

- Interpretación de las sagradas escrituras por élite eclesial, en lugar de por cada persona.

Este defecto está relacionado con el anterior. Sería esa élite la que decidiría los códigos de conducta, lo que es fácilmente corrompible, llegándose a sistemas tan repudiables como los de las indulgencias. Además, al tener la élite que explicitar ese código, irremediablemente se cometerían errores que no están presentes en nuestros conceptos innatos de bien y mal, que tienen todas las personas. El sistema católico además implica que en la práctica baste con apoyar a esas élites, para ser considerado un buen cristiano. Este es uno de los motivos por los que la nueva religión de occidente, el izquierdismo no democrático, haya tenido mucho más éxito en el mundo (ex)católico y (ex)ortodoxo que en el (ex)protestante, dado que uno de sus pilares consiste en que para ser considerado bueno persona, incluso ante uno mismo, baste con apoyar a la izquierda y/o declararse izquierdista, por malvado y cínico que uno sea en la vida real.

- Idolatría.

Este defecto, aparentemente inocuo, es uno de los más graves. La adoración de imágenes viene recogida en varias religiones de éxito como algo pernicioso que hacen otras. El antiguo testamento es claro a este respecto con la historia del becerro de oro, e igualmente claros fueron los judíos. Aún más los protestantes y los musulmanes. Es perfectamente razonable: adorar imágenes o figuras, en lugar de conceptos, a la larga desemboca en una sociedad que desprecia los contenidos en favor de las formas, que da una importancia excesiva y hasta enfermiza a lo superficial y accesorio, en lugar de a lo esencial y relevante. Lo importante no sería ser bueno, sino parecerlo, etc.
Y al final la sociedad se convierte en un juego maquiavélico de pájaros cucos y pavos reales.

Los efectos perniciosos no son sólo morales sino que aparecen en todos los planos intelectuales. Por ejemplo, en el mundo católico lo más importante no es el conocimiento de la naturaleza, sino su dominio. Se valora mucho más la ingeniería que la ciencia, al contrario que en el mundo protestante, en el que la ciencia tiene mayor prestigio. En buena medida por ello la gran mayoría de los grandes científicos de la historia han provenido de esas naciones, dando España auténtica pena en este sentido. En cambio, los ingenieros españoles no han sido tan mediocres, al menos tan extremadamente mediocres, pero por algún tipo de justicia, incluso en ese campo, que por supuesto no es nada despreciable, nos han superado los protestantes.

- Politeísmo

Los católicos lo niegan, pero lo cierto es que su colección de "vírgenes" y "santos" son interpretables como semidioses. Aunque no se llegue a los extremos de los politeísmos de las civilizaciones clásicas en los que unas divinidades se peleaban con otras, lo cierto es que tantas voces a las que atender, fácilmente puede generar caos o discrepancias, en lugar de una guía espiritual clara.

- Celibato

Esta obligación de los representantes de la iglesia, se reveló tan absurda como parecía desde el momento en que los pastores protestantes demostraron que podían hacer perfectamente su labor sin renunciar a poder tener familia.
Además, era una fuente más del fomento de la hipocresía y el encubrimiento de la realidad, ya que algunos de los sacerdotes, monjes o frailes no se resistían a los placeres de la carne en la práctica.

- Es realista estar libre de pecado (no un mero objetivo). En lugar de redimirlos Cristo, como propusieron los protestantes.

Esto conduce por un lado a una visión utópica, y por otro a una rigidez en la disciplina. Y ambas cosas desembocan en hipocresía, para ocultar la realidad una vez más. Por ejemplo, si matar es pecado, los creyentes no podrían defenderse de un ejército invasor. La absolución por parte de los representantes de la élite eclesial es una solución ridícula, de nuevo conducente a la corrupción y a la sensación de gratuidad, resultando más positivo el enfoque protestante, que aunque en cierta medida permite los pecados, deja claro que el objetivo ideal es un mundo o paraíso sin ellos, y sin que por ello nadie esté exento del juicio de Dios.

---------

El emperador Carlos, que en otros aspectos no fue un mal rey (aunque era fácil aprovechar la imponente inercia que llevaba el país después de siglos de buenas decisiones y esfuerzo, desde el año 722), decidió despreciar a Lutero, comparándolo con Lucifer. Una decisión fatal para España. El conflicto acabó desembocando en una escisión de la iglesia y largas guerras entre ambas partes, que con el tiempo llevaron a la católica no sólo a mantener todos los defectos, sino a amplificarlos (para autoafirmarse diferenciándose del enemigo) y enquistarlos, convirtiendo a la larga a la sociedad de sus naciones en inmorales en la práctica, formadas por individuos hipócritas, tan enfermizamente egoístas como expertos en aparentar justo lo contrario. Ninguna civilización se sostiene si sus integrantes no luchan por un bien común, y los disfraces lo único que hacen es retrasar el desenlace.

Tanto se enquistó y consolidó esa inmoralidad trilera en la cultura católica (sobre todo del sector católico que más luchó contra los protestantes y menos se mezcló con ellos, con España a la cabeza, y el vaticano por razones obvias), que actualmente hasta los ateos españoles conservan intacto el mismo sustrato cultural de mezquindad. Con el paso del tiempo, el catolicismo ahondó sin prisa pero sin pausa en sus problemas, llegando en nuestros días a ridículos tan esperpénticos como los pseudocatólicos andaluces, costaleros y seguidores de las cofradías, que prácticamente no creen en ningún aspecto religioso (ni moral ni de ningún tipo), salvo en sus adorados muñecos grotescos y enjoyados. Una sociedad-cloaca, que ha llegado al extremo de seleccionar a los individuos psicópatas en lugar de desecharlos como ocurre en todas las sociedades sanas.

Sería conveniente que el sector honesto de la derecha española (tan pequeño como el de la izquierda), contenido principalmente en Vox, se diera cuenta de todo esto, y no reivindicara el catolicismo. Sí la raiz cristiana, pero por otra vía. Pero comprendo que es muy difícil arreglar este país desde dentro. Son ya muchos siglos despeñándose, cogiendo velocidad.

lunes, 2 de febrero de 2015

Mejores películas de 2014

Las mejores, por orden, de entre las estrenadas en España durante el año 2014:

 1. Locke (Steven Knight)
 2. Dos vidas (Georg Maas & Judith Kaufmann)
 3. Agosto (John Wells)
 4. Al filo del mañana (Doug Liman)
 5. Madre e hijo (Calin Peter Netzer)
 6. A propósito de Llewyn Davis (Joel Coen & Ethan Coen)
 7. Perdida (David Fincher)
 8. Joven y bonita (François Ozon)
 9. Noé (Darren Aronofsky)
10. Un cuento francés (Agnès Jaoui)
11. Una vida en tres días (Jason Reitman)
12. Nunca es demasiado tarde (Uberto Pasolini)   
13. Los boxtrolls (Graham Annable & Anthony Stacchi)
14. Interstellar (Christopher Nolan)
15. El lobo de Wall Street (Martin Scorsese)
16. Las vidas de Grace (Destin Daniel Cretton)
17. Her (Spike Jonze)
18. Bajo la misma estrella (Josh Boone)
19. Un toque de violencia (Zhangke Jia)
20. Nymph()maniac. Vol. II (Lars von Trier)

jueves, 19 de junio de 2014

Los raúles quedan en evidencia


En cuanto han bajado su nivel los jugadores que tuvieron la mayor parte del mérito en los éxitos de la selección, todos los parásitos que les han robado parte de la gloria sin haber aportado nada, o apenas nada, han quedado en evidencia.

Los del mérito son, principalmente:  Xavi, Iniesta, Cesc, Villa.

Los raúles:  Ramos, Torres, Casillas, Silva... y Del Bosque.

Los parásitos no tienen manera de disimular. Podría decirse: "es que ellos también han bajado su nivel". No ha sido así. Según la misma mafia que los ha puesto y mantiene ahí, han tenido una temporada esplendorosa. Para Ramos piden el balón de oro (ya sé que remata bien de cabeza, pero es lo único que hace bien, eso no basta ni para jugar en el Madrid) con descaro. Y se han pasado todo el año dando la tabarra con lo "bueno" que es Casillas ("el mejor del mundo" dicen los sinvergüenzas), para que no jugara Diego López. Si a éste le metieran cinco goles en un partido de un mundial, lo hacían descender a tercera división. Me pregunto dónde estaba la santidad de Casillas en el 1-5 ante Holanda, con esos cantes por bulerías, o en el 2-6 o el 5-0 ante el Barça. Y "el mejor central del mundo" (es el "mejor del mundo" allí donde juegue, es lo que tiene tener amigos) también hizo el ridículo como suele. Estos dos han ganado la Champions parasitando, en este caso a los buenos del Madrid (Modric, Di María, Varane, Coentrao, Isco, Cristiano). Pero han sido incapaces de ganar simultáneamente la liga, porque con raúles se puede llegar a ganar títulos sueltos, si el resto de jugadores son muy buenos, pero no da como para alcanzar la excelencia, por ello el Madrid lleva 60 años sin hacerlo, algo que es patético teniendo en cuenta que tiene el mayor presupuesto del mundo, o uno de los mayores. Otros equipos, con menos, la han alcanzado una o varias veces en todas estas décadas (Barça, Bayern, Milán...).

Ahora Del Bosque dejará el equipo. Claro, él sabe, mejor que nadie, que no es capaz de crear un equipo ganador. Sólo de parasitar el que hayan podido hacer otros entrenadores. Y el que hizo Aragonés ya se ha gastado. Aragonés sería un ceporro, con varias decisiones malas incluyendo raúles de por medio, pero era valiente. Y tuvo los testículos de quitar al mayor raúl de todos los raúles, Raúl; mérito enorme por enfrentarse a la mafia por ello. Además, tuvo la suerte de encontrarse con Xavi, Iniesta, Cesc y Villa, que repito, son los que nos han dado las eurocopas y el mundial (con ayuda puntual de algunos otros).


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cuerpo Nacional de Inquisición y Propaganda para el Deporte

Es decir, el 90% de la prensa, por lo menos.

Ah... Torquemada, cuantos dignos herederos tiene. Por supuesto, todos esos personajes declararían su "repulsa" por la vieja "Santa Inquisición" oficial. Pero no es más que parte del juego, todo buen inquisidor debe renegar de creencias anteriores, que a fin de cuentas son un tipo de competencia.

España fue el país donde más tarde se cerró la Santa Inquisición. Completamente lógico. En este lodazal tiene un éxito espléndido la persecución del rebelde y la propaganda de las creencias dominantes. Forma parte esencial de la médula del país.

Larroja, Al-Catalufierría o Carcaña

Diferentes maneras de llamar a cierto Reino Mafioso, corrupto hasta el tuétano, de arriba abajo y de izquierda a derecha.

viernes, 22 de junio de 2012

La selección española en la Eurocopa 2012


O como dicen los pastores y cada vez más borregos: "la roja". Como Águila roja, no confundir con la de la bandera, el "aguilucho" no rojo.

El raúl de los entrenadores, Del Bosque, es inteligente. Pero como buen español (es un marqués, así que tiene que representarlos), toda su inteligencia está dedicada a menesteres cutres o choricescos. En su caso, es un excelente intérprete de la voluntad del pueblo. Siempre hace lo que la mayoría desea.

¿Qué desea? Que jueguen los raúles, es decir, los mediocres mediáticamente endiosados. Que jueguen Ramos, Torres y Silva.

He llegado a la conclusión de que Ramos tampoco vale como central, aunque como lateral fuese todavía peor. Menudas cagadas la de Ballotelli (lo deja solo y luego le hace un penalti que no pitan) y la del penalti también no pitado contra Croacia. Lo único que hace bien este jugador es rematar de cabeza. Insuficiente para titular, tanto en el Madrid como en la selección.

La selección (el resto, y algunos de los suplentes, son buenos o muy buenos) pudo soportar el peso de dos parásitos en 2008 (Ramos y Silva) y 2010 (Ramos y Torres). En parte porque a uno de ellos lo sustituía cuando faltaban unos veinte minutos, para darle la vuelta al partido. Es decir, soportó unos 1.75 parásitos, en números reales. El único mérito importante de Del Bosque en el mundial fue quitar a Silva tras la derrota contra Suiza. Y ahora vuelve a ponerlo por orden de los medios y los borregos. Todo el mérito restante corresponde a la selección de Aragonés, que aunque también renqueó poniendo a Silva y Ramos, supo elegir al resto, y sobre todo, echar al mayor raúl de los raúles, Raúl.

No creo que ningún equipo pueda soportar tres parásitos, o dos y pico si se sustituye a Silva y/o Torres en el final de los partidos cuando las cosas vayan mal.

Silva. Oh, qué pedazo de raúl. Como Pedro León, es más lento que el caballo del malo, y muy torpe moviéndose con el balón y regateando, lo que le hace perder muchísimos balones. De vez en cuando da un pase bueno, mérito insuficiente para ser titular, y hasta suplente. Es radicalmente inferior a otros jugadores con los que se le compara: Iniesta, Xavi o Cesc. Éstos combinan todavía mejor, tienen una visión de juego extraordinaria, disparan mejor a puerta, y sobre todo casi nunca pierden balones, precisamente porque son muy hábiles moviéndose con el esférico y confundiendo al contrario respecto a lo que van a hacer.

Y Torres... qué decir de él. Sólo tuvo un año bueno, y todo el resto está viajando y jugando de gorra, para rellenar la cuota madrileña y por su cara bonita, aunque pecosa.

Hay otros cambios que serían pertinentes, como poner a Valdés que es mejor que Casillas (como muchos otros porteros del mundo), o Cesc en lugar de Xabi Alonso, pero no son tan cruciales porque estos sustituibles al menos hacen su trabajo aceptablemente.

En mi opinión el equipo ideal sería este:

Valdés

Jordi Alba
Javi Martínez
Piqué
Arbeloa o Juan Fran

Busquets
Xavi
Iniesta
Cesc

Navas o Cazorla o Mata o Pedro o Adrián
Negredo o Llorente


Se me olvidaba: el "interesantísimo" debate del delantero (el "9", según la moda borreguil).

Del Bosque no se decide entre poner un delantero o no. Me refiero a un delantero auténtico, orientado más a rematar que a pasar la pelota. Es decir, no un centrocampista ofensivo, que algunos llaman delantero cuando les interesa. Del Bosque no duda porque no sepa qué es mejor, ya he comentado que él sólo se guía por la voluntad del pueblo. Y en ésto no hay unanimidad; media España desea que juegue el raúl Torres y la otra media que el equipo sea como el Barça.

¿Y qué es "como el Barça"? Pues se ha extendido el bulo de que el Barça juega sin delanteros. Menuda trola. Jugar sin delanteros es una estupidez que sólo se le ocurre al que asó la manteca, y desde luego no al Barça. El equipo que ganó las 6 copas en un año, tenía nada más y nada menos que a Eto'o como delantero centro, y además a Henry como delantero normal. El que ganó la siguiente champions, tenía a Villa y Pedro como delanteros. Y el de la última temporada tenía a Alexis de delantero centro, y además a veces a Pedro o a Villa; no siempre por la lesión de este último, y porque había que meter a Cesc con calzador, después de gastarse una millonada en él. Además, el enorme talento de Messi hace que aunque empiece de centrocampista, puede acabar como delantero en una misma jugada, a base de autopases. En resumen, el Barça jamás ha jugado sin delanteros (de los de verdad, repito que no hablo de centrocampistas reciclados como Cesc, aunque lo haga bien). Siempre ha tenido varios en el campo, y siempre han sido de los jugadores más importantes del equipo.

Así que, Del Bosque, deja de hacer patochadas y saca al menos uno de entre Negredo, Pedro y Llorente. ¡Pero no a Torres, que eres un "cerril"!

martes, 19 de junio de 2012

Ranking de los mejores tenistas de la historia



(Actualizado en Septiembre de 2015)

Novak Djokovic (Serbia)    5 0 3 2   10    2008-2015  (8)    10+1+0'5= 11'5
Rafael Nadal (España)        1 9 2 2   14   2005-2014 (10)   14+3+1= 18
Roger Federer (Suiza)        4 1 7 5   17   2003-2012 (10)    17+3+1= 21


Actualmente la clasificación queda así:


1.  Rod Laver  /  Roger Federer    21

3. Rafael Nadal  18

4. Pete Sampras  16

5. Ken Rosewall  13

6. Björn Borg  12'5

7.  William Tilden  /  Andre Agassi    12

9. Novak Djokovic 11'5

10. Roy Emerson  11'5

11. Fred Perry  11

12.  Rene Lacoste  /  Jimmy Connors  /  Henri Cochet   10

15. Ivan Lendl 9'5

16. Don Budge 9


Además, como un buen anónimo me señaló, habría que incluir a Pancho Gonzales. Para ello sería necesario complicar el sistema de cálculo que ideé para puntuar, pero probablemente entraría en algún puesto entre el 5º y el 17º, ambos inclusive.

lunes, 6 de febrero de 2012

Mitos y trolas del fútbol


La posesión del Barça

El Barça actual (bueno, desde el año en que se fichó a Ronaldinho) es un equipo excelente, y cuando tiene a todos los titulares, a fecha de hoy sigue siendo mejor que el Madrid. Aún así, su desmedida y cacareada superioridad en la posesión del balón procede en buena medida de la siguiente circunstancia:

¿Qué sucede cuando los arbitros, influenciados por una propaganda salvaje y por tácticas premeditamente teatrales, permiten que los jugadores de un equipo presionen con toda la agresividad que les venga en gana, mientras que a ellos no se les puede ni rozar? Muy sencillo, el balón siempre lo tienen los beneficiados. Ni siquiera sería necesaria una superior calidad técnica.

Ese es el principal motivo de que Messi baje tantos enteros con Argentina, aunque también influya la menor calidad de sus compañeros. Con Argentina sus rivales SÍ lo pueden tocar.

Los dos factores son clave: que a los del Barça no se les pueda rozar y también que los del Barça puedan patear casi a placer. Busquets, por ejemplo, reparte estopa que da gusto, y curiosamente siempre anda revolcándose por el suelo quejándose. Los medios no se hacen eco de su agresividad defensiva, todo lo contrario.


Jugar bien vs. jugar para ganar

La distinción entre estas dos formas de jugar no es más que una estupidez, por la sencilla razón de que no hay forma de ponerse de acuerdo en cómo definir qué es jugar "bien". La más objetiva sería sin duda esta: jugar bien es aquella forma de jugar que, dentro del reglamento, permite ganar. Es decir, el concepto jugar bien no sólo no se opone a jugar para ganar, sino que se parece bastante.

Pero por muy estúpida que sea, esta supuesta distinción está muy de moda. Algunos lo elevan a dogma religioso, como el extremadamente demagogo "Lobo" Carrasco.


Raul ha sido un gran jugador

Hay muchas versiones de este mito: "mereció algún balón de oro", "el mejor jugador español de su época", o incluso "de todos los tiempos"...

Lo cierto es que siempre fue un jugador mediocre (del nivel de titular de equipo de mitad de la tabla para abajo), aunque destacó algo aprovechando el trabajo de compañeros suyos mucho más talentosos, adoptando el papel comunmente conocido como "palomero", junto con el de "chupón".

No sólo nunca mereció el balón de oro ni de lejos, sino que nunca fue el mejor jugador, ni siquiera el mejor delantero, ni siquiera el mejor español, ni siquiera uno de los cinco mejores. En el Madrid siempre fue titular por la jeta, habiendo perjudicados de mayor valía como Owen, Morientes, Soldado, Huntelaar, Higuaín, Van Nistelrooy, Negredo, etc. Todos ellos mejores que Raúl, y que en algún momento (o perpetuamente) fueron suplentes por culpa del enchufado. Y si hablamos de la selección hay muchos más casos, ahora recuerdo el ejemplo de Tamudo. Sólo Portillo fue suplente con justicia, respecto a Raúl.

La propaganda raulista procede de una estupidización progresiva del madridismo, palmaria desde los 80 para acá, sufriendo la necesidad de sobrevalorar a muchos de sus jugadores, especialmente los españoles, y siempre con algún caso extremo que ocupa la cúspide. Butragueño, Raúl, y en cuanto se vaya Mou fabricarán un tercero que heredará el puesto.

--

No son los únicos, pero estos tres mitos son de los más llamativos, por su relevancia y falsedad radical. En el fútbol hay aspectos religiosos.